El depósito municipal de aguas potables y su sifón
Places

El depósito municipal de aguas potables y su sifón

En la esquina situada entre el lavadero del Hondo de las Fuentes y la carretera CV-846 entre Aspe y La Romana, se edificó a finales de 1894 y a instancias del Ayuntamiento la caseta  que  albergaba  el depósito  municipal  de  aguas.  Se  trata  de  un  modesto  edificio con tejado a cuatro vertientes, paredes de mampostería careada y esquineros de sillería; adosados  a  su  espalda  todavía  se  aprecian  los  restos  de  una pila-abrevadero  para  el ganado, así  como  la  entrada  del  canal  que  lo  abastecía  desde  las  fuentes  y  pozos situados carretera arriba, en el entorno del Charco de Claudio y la Columna. Se conoce el nombre de los individuos que participaron en su construcción: los trabajos de  labra  de  la  piedra  fueron  efectuados  por  el  cantero  Antonio  Cremades  Bonmatí;  las tejas procedían de la cerámica de Ramón Vicedo; puertas, ventanas y demás elementos de  madera  fueron  suministrados  por  el  taller  Hijos  de  Manuel Almodóvar;  y  los elementos metálicos pertenecían a la herrería de Vicente Almodóvar. El importe de los materiales y mano de obra empleados ascendió a 1247 pesetas.

Desde este punto partía la cañería subterránea que abastecía a las fuentes públicas de la villa.  A  70  metros,  ya  en  el  lado  opuesto  del  cauce,  se  encuentra  un  sifón  de  bella factura  construido  en  sillería  arenisca  bien  escuadrada,  a  modo  de  pequeña  estructura torreada  de  2,10  m  de  altura;  se  articula  en  dos  cuerpos  de  planta  cuadrada  de  0,90  x 0,90 m rematados  por  cornisas.  En  su  cara  externa  presenta  evidencias  de  haber soportado en algún momento algún tipo de placa o cartela, actualmente desaparecida.