La Acequia del Aljau
Places

La acequia del Aljau

Su trazado discurre por el sector noroccidental del cauce del río a su paso por Aspe. En principio esta acequia no aparece vinculada a ninguna presa conocida, aunque no se descarta su existencia; tradicionalmente se ha venido considerando que se abastecía de los manantiales existentes en el Charco de Claudio, un lugar situado a 300 metros del cauce del río en una cota ligeramente más elevada, donde más tarde se construyó la Piscina Azul. En los tramos iniciales de su recorrido todavía es advertible su perfecta adaptación a las curvas de nivel, adoptando un trazado sinuoso, algo característico de las acequias medievales.

Parece fuera de toda duda su vinculación con regadíos de cronología andalusí puesto que atraviesa al menos tres yacimientos arqueológicos con presencia significativa de material cerámico califal-taifal y almohade. En este sentido, algunos de los topónimos relacionados con este canal son harto significativos: Partida de la Mezquita, camino y partida de El Resef (¿de raṣīf, en árabe clásico ’empedrado’, por arrecife o camino pavimentado?), o Pará de Ruzafa, con una etimología claramente alusiva a una zona irrigada y ajardinada.

La acequia del Aljau termina finalmente en los escarpes de las terrazas que forma la rambla del Sastre, ya en el paraje de Vistalegre, tras recorrer aproximadamente unos 4 kilómetros.