El puente del Camino Real de Madrid a Alicante
Places

En marzo de 2012, mientras se construía un colector de aguas pluviales en el Hondo de las Fuentes, aparecieron de manera inesperada a dos metros de la superficie los restos de una estructura abovedada de grandes dimensiones. Tras una cuidadosa investigación de archivo y la posterior excavación con metodología arqueológica, se pudo identificar sin ninguna duda como uno de los ojos del antiguo puente del Camino Real de Madrid a Alicante.

Este puente se levantó como solución provisional para permitir el vadeo del río mientras se reconstruía la rafa del Fauquí, destruida tras la histórica riada de septiembre de 1793, y que hasta ese momento había desempeñado el papel de plataforma del camino. Sin embargo, lo apresurado de su construcción y las sucesivas avenidas de agua que tuvo que soportar, como la de octubre de 1797, lo arruinaron muy pronto, hasta el punto de que en 1805 los planos del lugar ya lo representan destruido.

A juzgar por las características y dimensiones de la estructura excavada, debió tratarse de un puente de escasa altura (no superior a los 3,50 m), con una anchura de 4,70 m y arcos rebajados con luces de 1,85 m. Las catas realizadas durante la excavación confirmaron la debilidad de su cimentación ya que las pilas apoyan directamente sobre un nivel de arcillas, sin enrejado ni pilotes advertibles a primera vista. Esta circunstancia, seguramente condicionada por la rapidez en los plazos de construcción, propiciaría su ruina casi inmediata, probablemente tras la riada de octubre de 1797.

En la actualidad sus restos se encuentran debidamente documentados y protegidos, aunque no pudo evitarse su integración dentro de la estructura de hormigón del colector.